Inversiones en el Extranjero: SII alinea criterio con CMF

Feb 23, 2018 | Asesoría Tributaria y Litigios Fiscales, Destacados, Documentos, Francisca Villamán, Inversión Extrangera

Con este oficio se confirma que no se considerará a parientes para determinar el control en inversiones en el extranjero.

El SII publicó el 22 de febrero, el Oficio Ordinario N° 363 de 2018 por medio del cual aclara que el vínculo de matrimonio, parentesco y afinidad no implica relación para efectos de la determinación del elemento control que exige el artículo 41 G de la Ley sobre Impuesto a la Renta (LIR) sobre rentas pasivas, por cuanto la Ley N° 18.045 (en adelante LMV) a la que se refiere la LIR solo establece relación con sociedades y no contempla relación entre personas naturales.

Francisca Villamán, abogada senior de Baraona Fischer Spiess, afirma que dicha aclaración “es positiva, dado que del oficio del 2016 se desprendía claramente que las personas naturales que fueran parientes, afines o cónyuges se presumían relacionados y eso es un error. Si la ley tributaria invoca algún concepto definido por otra ley, como la de mercado de valores, se supone que es obligatorio para el SII seguir la interpretación que haga la institución encargada por ley de hacerlo, en este caso la CMF o ex SVS”.

Por su parte, la experta tributaria afirma que “la SVS había advertido dicho error en el Oficio de 2017 aclarando que no es efectivo que exista relación entre personas naturales a la luz de la ley de mercado de valores, pero el SII sólo en 2018, en este oficio aclara derechamente que la SVS tiene razón, lo que da tranquilidad a los contribuyentes que puedan haber estructurado sus inversiones bajo el supuesto legal del art. 41 G partiendo de la base que las personas naturales no se entienden relacionadas entre sí”.

Dicho artículo grava las rentas pasivas que hayan devengado contribuyentes residentes o domiciliados en Chile provenientes de entidades extranjeras controladas por aquellos, condicionado al cumplimiento de los demás requisitos que establece la norma. Al respecto, señala que se entenderá que la entidad extranjera es controlada cuando los residentes, por sí solos o en conjunto y en la proporción que corresponda con personas o entidades relacionadas en los términos establecidos en las letras a), b) y d) del artículo 100 de la LMV, posean directa o indirectamente en dicha entidad el 50% o más de: i) el capital; ii) del derecho a las utilidades; iii) de los derechos a voto.

Respecto de este elemento “control”  descrito en el numeral 2 citado, el SII indicó, por medio del Oficio Ordinario N° 3105 de 2016 que:

De acuerdo a lo dispuesto en el artículo 98 inciso segundo de la Ley N° 18.045, se presume la existencia de un acuerdo de actuación conjunta, y por ende, se presume la relación, entre una persona y su cónyuge o sus parientes hasta el segundo grado de consanguinidad o afinidad”.

Posteriormente, la CMF (ex Superintendencia de Valores y Seguros), emitió en 2017 el Oficio Ordinario N°3267 por medio del cual aclaró que el artículo 100 de la LMV no establece relación entre personas naturales, sino solamente hipótesis de relación entre éstas y una sociedad. Señala también que el matrimonio, parentesco o afinidad sólo podría materializar una hipótesis de acuerdo de actuación conjunta con efectos en el artículo 97 de la LMV, sin que por ello los parientes, cónyuges o afines se puedan considerar relacionados entre sí.

Por su parte, el SII en el Oficio Ordinario N° 1293 de 2017 indicó que el artículo 98 de la LMV establece casos de presunción legal de la existencia de acuerdo de actuación conjunta.  Precisamente, el inciso 2° presume el acuerdo de actuación conjunta entre “una persona y su cónyuge o sus parientes hasta el segundo grado de consanguinidad “. Concluye el SII en este oficio que habiendo acuerdo de actuación conjunta presumido legalmente en base a la relación de parentesco, afinidad o matrimonio se deben considerar las participaciones de todos ellos en el capital, utilidades y derechos a voto de la entidad extranjera para determinar la configuración de la hipótesis de control que contiene el artículo 41 G de la LIR.

Por tanto, si bien en el 2016 el SII interpretó que al presumirse la actuación conjunta entre cónyuges,  parientes y ciertos afines se presume la relación entre ellos, en el oficio de 2017 precisa que la presunción podría materializar el elemento control al considerar la participación del conjunto familiar en la entidad controlada, sin reiterar la calificación de “relación” antes indicado.

Finalmente, por medio del Oficio Ordinario N° 363 de 2018 el SII definitivamente aclara, en línea con lo señalado por la CMF en 2017, que: “para efectos del artículo 41 G de la LIR no hay relación entre una persona y su cónyuge o sus parientes, sino que, entre cualquiera de esto y la sociedad respectiva, en las hipótesis establecidas en el artículo 100 de la LMV”

Francisca Villamán, abogada Baraona Fischer Spiess

Este sitio contiene material protegido por los derechos de autor, su uso no siempre ha sido específicamente autorizado por el mismo. Baraona Fischer Spiess declara que el uso de este material es parte del esfuerzo por ponerlo a disposición del público para el mejor entendimiento de los temas legales y regulatorios. Los autores de cada entrada entregan opiniones personales. Los contenidos no constituyen ni reemplazan la asesoría legal, y no pretenden ser técnicamente exactos ni completos. Baraona Fischer Spiess no es responsable del contenido de los blogs, ni de páginas web con enlaces o links hacia o desde nuestra página.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *