Entrevista a Juan Manuel Baraona en la Segunda

Ene 2, 2018 | Asesoría, Litigación y Cumplimiento Tributario, Juan Manuel Baraona, Prensa

“Con un sistema integrado, es evidente que va a caer la recaudación”

El número uno. Así lo conocen sus colegas abogados tributarios. Todos los años se lleva un premio como el mejor. En 2017 fue nombrado Senior Statesmen, la más alta categoría del ranking Chambers & Partners. Juan Manuel Baraona lleva 41 años trabajando con impuestos y ha colaborado con varios gobiernos en diversas reformas tributarias, partiendo por la del Gobierno de Patricio Aylwin.

También asesoró a la CPC en la última reforma de 2014. Por eso, este profesor de la Universidad de Chile, socio de Baraona Fischer Spiess y militante democratacristiano (“del lado más guatón de la DC”, reconoce), tiene jinetas para hablar de lo que el próximo Gobierno de Sebastián Piñera quiere hacer con el recién reformado sistema tributario.

Es la llamada reforma a la reforma, que busca dejar atrás los dos sistemas que conviven actualmente: el semiintegrado y el de renta atribuida, implementados tras el acuerdo político de hace tres años.

Baraona coincide con Piñera en que al país le conviene un sistema integrado. Lo explica técnicamente: “La ventaja es que se produce una nivelación entre las rentas del capital y las del trabajo. Si tenemos un sistema totalmente integrado, un profesional que paga Global Complementario paga lo mismo que un accionista de una sociedad anónima, en lo referente a las utilidades distribuidas, y ahí se establece una especie de equidad horizontal entre los contribuyentes”.

El sistema semiintegrado, el que hoy usan mayoritariamente las empresas, considera que los accionistas podrán imputar como crédito el 65% del Impuesto de Primera Categoría pagado por la empresa (que en 2017 es de 25,5% y a contar de 2018, un 27%). En cambio, el sistema integrado determina que se puede incorporar como crédito el 100% de ese impuesto corporativo.

Nunca he creído en la función redistributiva de los impuestos

—La reciente reforma tributaria buscaba mayor equidad, ¿lo cumplió?

—Nunca he creído en la función re-distributiva de los impuestos. La experiencia histórica muestra que eso no es tan así. Yo prefiero redistribuir con el gasto más que con los ingresos. Las cifras no dan, porque quienes están en la tasa máxima del Global Complementario no son más de 18 mil personas, en un universo de varios millones de contribuyentes. Entonces, ¿qué efecto redistributivo tiene eso?

—¿El sistema sólo se simplifica integrándolo?

—Se simplifica mucho. Ahora se puede tener un sistema que no sea integrado; hay muchos países que lo tienen, pero eso significa jugar con las tasas de impuestos de una manera distinta para lograr una misma recaudación. Si se pone un 27% de impuesto a las empresas, no se puede poner un 40% de Global Complementario, pues daría más de 50% de impuestos sumando ambos. Los países que no tienen sistemas integrados suelen tener tasas tributarias bastante bajas.

—El ex subsecretario de Hacienda, Alejandro Micco, dijo en junio que tener un sistema integrado totalmente, junto a una tasa corporativa del 25%, como lo ha planteado el Presidente electo, implicaría una menor recaudación de 0,6% del PIB (unos US$ 1.500 millones).

—Es evidente que va a caer la recaudación, porque al ser integrado, los créditos que no están aprovechados hoy día se van a aprovechar. Por eso el tema principal de las reformas tributarias es el impacto en las metas de recaudación. Uno puede bajar los impuestos cuanto quiera, pero tiene que cumplir ciertas metas.

¿Como se puede recomponer entonces el sistema tributario, considerando obtener la misma recaudación?

—Lo que el futuro gobierno está planteando es volver a un régimen integrado en un plazo de tres a cuatro años, con lo que la recaudación inicialmente va a ser menor, y se piensa que con el crecimiento económico esa caída se va a revertir en el largo plazo.

—Si logramos tener el crecimiento previsto.

—Esperemos que sea así. Pero es una apuesta arriesgada.

Recurrir al IVA

—Expertos tributarios han dicho que en caso de que el Gobierno de Piñera logre el cambio de semlintegrado a integrado, seria más efectivo y rápido hacerlo de una vez, y no de forma progresiva. Pero ahí surge el problema de la recaudación, pues al hacerlo de una vez, se recauda menos al inicio.

—No es tan complejo.

—¿Y cómo se financia entonces esa menor recaudación inicial?

—A nadie le gusta echar mano al IVA, ya que todos dicen que es regresivo, y lo es, pero habría que preguntarse quién paga más IVA, y, obviamente, lo pagan los sectores más poderosos, por lo que no es algo a descartar. El tema es que políticamente es duro decirlo. Pero el IVA tiene un efecto recaudatorio del 48,5% (lo que representa del total de recaudación) y con los impuestos específicos sube al 54% o más.
—O sea, ¿plantea un alza del IVA transitoria? La vez anterior se subió el IVA y se dijo que era transitorio, pero nunca lo fue.

—Las alzas de IVA transitorias no existen.

—Pero hay que tener poder de decisión para subir el IVA.

—No lo veo factible, porque hay que tener muchos pantalones para eso.

—Y si no es el IVA, ¿qué otra opción hay para compensar esa menor recaudación inicial?

—¿De dónde?

—¿No hay otra fórmula?

—No la veo fácil. Algunos hablan de derogar las exenciones del IVA, pero hay que tener cuidado con eso, porque te echas a la clase media encima. A todos quienes tienen gastos en salud o educación, esas son las exenciones al IVA. Hay que preguntarle al equipo del Presidente electo.

—¿Y a usted no lo han llamado?

—No. Y si me llamaran, no lo diría.

—¿Cuán difícil será para Piñera modificar la reciente reforma tributaria?

—Requeriría volver a la política de los consensos, y no creo que eso sea tan fácil, porque no tiene mayoría en el Congreso.

Artículo Original: La Segunda

Este sitio contiene material protegido por los derechos de autor, su uso no siempre ha sido específicamente autorizado por el mismo. Baraona Fischer Spiess declara que el uso de este material es parte del esfuerzo por ponerlo a disposición del público para el mejor entendimiento de los temas legales y regulatorios. Los autores de cada entrada entregan opiniones personales. Los contenidos no constituyen ni reemplazan la asesoría legal, y no pretenden ser técnicamente exactos ni completos. Baraona Fischer Spiess no es responsable del contenido de los blogs, ni de páginas web con enlaces o links hacia o desde nuestra página.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *