El ministro de Hacienda, Felipe Larraín, se refirió ayer en La Moneda al protocolo de acuerdo para destrabar la reforma tributaria, firmado por la DC, gremios de las pymes, además de diputados y senadores de Chile Vamos, y que entre otras cosas establece el compromiso de hacer todo lo posible para que este proyecto sea despachado por la Cámara de Diputados dentro de los próximos 30 días.

“Nos hemos comprometido a hacer el mejor esfuerzo para que en 30 días se pueda despachar de la Cámara para que pase a su discusión en el Senado. Nos hemos comprometido a que sea un proyecto que estimule la inversión, el crecimiento, el empleo, y para eso es fundamental que esté presente la integración, y además hemos establecido mecanismos para apoyar a las pymes”, sostuvo Larraín.

Si bien reconoció que no se puede asegurar la aprobación de la iniciativa, señaló que esta llegaría en mejor pie al Senado, tras el acuerdo logrado con la DC. “Creemos que este acuerdo nos hace más expedito el camino en el Senado, pero esto no significa que está listo”, dijo.

Sin embargo, el presidente de la comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados, Daniel Núñez (PC), salió a poner paños fríos a las expectativas de Larraín. Cree que es probable que el debate en la Cámara se extienda más allá de julio, pudiendo incluso despacharse el proyecto no antes de la primera quincena de agosto. “Tengo toda la disposición de trabajar arduamente en el tema y si hay que citar a sesión dos veces a la semana, lo haremos. Hay cosas muy importantes que legislar y no podemos estar todo el año con un solo proyecto de ley. Pero lo que yo no voy a hacer es actuar en forma irresponsable y legislar a tontas y a locas en materias que son tremendamente importantes para el país”, sostuvo.

El Mercurio