Por tres meses autorizó la distribución de víveres, pañales y otros productos a instituciones sin fines de lucro que hoy no están inscritas en el registro especial.

Una resolución del Servicio de Impuestos Internos (SII) flexibilizó los requisitos y autorizó la donación de productos de primera necesidad a instituciones sin fines de lucro, como una medida de apoyo en medio de la pandemia del covid-19 en el país.

Ante una solicitud de la Corporación Red de Alimentos —institución que rescata y distribuye productos de primera necesidad—, el SII dictó una normativa en la que permite que durante un plazo de 120 días, excepcionalmente, distribuya alimentos, pañales y otros productos de higiene personal, contemplados en la normativa que regula esta práctica, a instituciones sin fines de lucro que no se encuentren actualmente inscritas en el registro especial de instituciones autorizadas como receptoras de estos bienes.

En la misma línea, el Servicio instruyó a las organizaciones que reciban los productos de primera necesidad durante el período señalado a presentar la respectiva solicitud de inscripción ante el SII dentro del mes siguiente a aquel en que se cumpla el plazo de 120 días que se fijó para flexibilizar la norma.

Advierte el fiscalizador que “en todo caso, siempre deberán emitirse los correspondientes Certificados de Acreditación de Recepción de acuerdo al Modelo contenido en el Anexo Nº 2 de la citada Resolución Exenta Nº 151”, al realizarse las donaciones.

También en el plazo de un mes después de expirada la flexibilización del beneficio, Red de Alimentos deberá remitir a Impuestos Internos, a través de la presentación de un formulario vía internet, un listado de todas las instituciones sin fines de lucro a las cuales les distribuyó alimentos, pañales y otros productos de higiene personal durante el señalado plazo de 120 días y que no se encontraban inscritas en el registro especial.

Origen de la norma

En 2009, el Servicio de Impuestos Internos oficializó un incentivo tributario clave para las donaciones: dictó la circular 54, que permitió deducir como gasto necesario para producir la renta el valor de alimentos que fueran donados a entidades sin fines de lucro para su entrega a personas de escasos recursos.

En julio de 2018, el SII amplió esta normativa para incluir pañales que no se comercializaban por tener fallas en su embalaje o transporte, y a comienzos de agosto extendió este tratamiento tributario a los productos de higiene personal: pasta de dientes, champú, jabón, entre otros.

Al determinar que el valor de los productos de este tipo donados a organizaciones de ayuda humanitaria puede imputarse como gasto necesario para producir la renta, el SII permite que las empresas que entregan gratis estos productos puedan rebajar ese valor del monto total respecto del cual tributan.

En la reforma tributaria no solo se incluyó lo ya reconocido en las circulares del SII, sino que además se incorporó la donación de bienes en general, como libros, ropa, útiles escolares y otros que generan impacto social, con las medidas de trazabilidad necesarias para resguardar el interés fiscal. También se reguló el castigo a la destrucción de estos bienes.

Reforma tributaria

Dicha ley reguló y amplió los bienes que pueden ser donados a entes sin fines de lucro.

En dependencias de la Red de Alimentos se almacenan productos que luego son donados.

GENTILEZA RED DE ALIMENTOS

El Mercurio