Depreciación Acelerada

El Proyecto establece la posibilidad de deducir de la base imponible del impuesto de primera categoría un 50% del valor de activos fijos nuevos o importados (incluyendo inversiones en obras y construcciones), adquiridos como parte de la inversión en un proyecto nuevo (definido de manera amplia).  Esto, siempre que la inversión se realice dentro de los 24 meses siguientes a la aprobación de la reforma.  El restante 50% se podrá amortizar de acuerdo a las reglas generales (depreciación normal o acelerada).